24. SI LA SOLEDAD…

Si la soledad hace nido en ti,
si un viento helado te acompaña,
y en tu rostro se borra la sonrisa…

Si de tu cielo se fueran las estrellas,
si tu voz al hablar se quiebra,
y una tristeza se aloja en tu mirar…

… abriré mis brazos al infinito,
buscaré tu cintura en el silencio
y besos alados irán a ti
en la quietud de la madrugada.

Madrid, 19 de abril de 2011

Publicado en POESIA | Deja un comentario

23. MI NIÑA ESTÁ DURMIENDO

Mi niña está durmiendo

un sueño plácido anega su frente,

y mantiene sus párpados cerrados

mientras su respiración pausada

es un eco de silencio envolvente.

Mi niña está durmiendo

pasa sigilosa la madrugada

por su ventana abierta a mi amor,

beso tierno de blanca luna

deja caer sobre su rostro.

Mi niña está durmiendo

luceros y estrellas la cuidan

hasta que la caricia del amanecer

se abra paso en las sombras dormidas

porque mi niña está durmiendo

Madrid, 8 de abril de 2011

Publicado en POESIA | Deja un comentario

22. SUS OJOS NEGROS

Sus ojos negros como la noche
llenan de dulces anhelos mi alma
cuando mi corazón los evoca
entre suspiros de amor.

Sus ojos negros de tierno mirar
traen risueños despertares
y sentimientos lejanos
con un ayer que vuelve a nacer.

Sus ojos negros hablan en silencio
en la madrugada sin fin de sensaciones,
y una lluvia de besos se desata
y se abre paso entre las estrellas.

Sus ojos negros miran los míos
y de ellos emergen mares de caricias
que anegan el erial adormecido
que los años hicieron de mi alma.

Sus ojos negros son rayos de sol
que iluminan cada rincón de mi soledad
hunden en el pozo del olvido
las lágrimas vertidas en momentos de agonía.

Sus ojos negros…

Madrid, 2 de julio de 2010

Publicado en POESIA | Deja un comentario

21. AL DOK

Se va el sol por la
línea del horizonte

y en su lugar aparecen
sombras

envueltas en negros
presagios.

 

No hay luna que
alumbre

no hay silueta que se
adivine,

sólo una estrella mira
desde el infinito.

 

Mira la estrella y
guiña,

eterno latido en la distancia

que parece querernos
decir algo.

 

Difícil desgranar su
mensaje

en estas horas de
plena umbría,

en estos momentos de
inmensa soledad.

 

Grita el silencio un
nombre,

clamor de voces
calladas

con labios sellados y
ojos resecos.

 

Pero desde allá lejos

el susurro del que se
fue

cruza el océano de
soledad.

 

Vive en nuestros
corazones,

vive en nuestros
recuerdos

vive en nuestras
vidas.

 

Para
el Dok, donde quiera que esté.

 

Madrid,
9 de febrero de 2010

Publicado en POESIA | Deja un comentario

20. POR TU ORGULLO

Por tu orgullo, solo por tu orgullo,
hoy no quieres reconocer tu equivocación
y prefieres provocar silencios sin fin
antes que saberte que no eres ningún dios.
 
Por tu orgullo, sólo por tu orgullo,
vivimos situaciones irreales y fantasmales
que muy bien podrían ser de otra manera,
pero prefieres mantenerte de esta manera.
 
Por tu orgullo, sólo por tu orgullo,
con temores irracionales a decir la verdad
una ausencia más que prolongada
va matando lentamente todo recuerdo.
 
Por tu orgullo, sólo por tu orgullo.
 
Madrid, 31 de octubre de 2009
Publicado en POESIA | Deja un comentario

19. COMO UN SUEÑO

Como un sueño siempre inalcanzable,
como una realidad hecha humo,
como una caricia que se pierde,
fue tu presencia en mi vida.
 
Ayer manantial de esperanzas,
ayer fuente inagotable de sensaciones
ayer abrigo de luz en las sombras,
hoy erial de cenizas por el viento esparcidas.

Publicado en POESIA | Deja un comentario

18. Mi adios

Se fue la noche tras tu sombra,
perdida en un silencio sin fin.
Caricias que nunca llegaron,
ternura que me fue negada.

Ilusiones una vez más
que se desprendieron sin fuerza
del árbol deshojado
de la esperanza irredenta.

Tú fuiste mi luna y mi sol,
mi silencio y mi calor.
Tú fuiste la queja de amor
que en el ocaso se desvanece.

Desolación en el erial
que siempre fue mi vida,
hambrienta de lluvia
cautiva de soledad.

Pero vete, vete ya
y no temas reproches.
Pero vete, alejate
que no te pediré nada.

De ti pronto me olvidaré,
serás un recuerdo más
que en cualquier cuneta
dejaré una mañana caer.

No puedo negar
que me duele este adios.
No puedo negar
la herida abierta.

Pero sí te digo
que desde hoy
ya formas parte
de mi pasado.

Publicado en POESIA | Deja un comentario